¿COMO FUNCIONA EL YOGA?

¿COMO FUNCIONA EL YOGA?

Todos sabemos que el yoga mejora el cuerpo y la mente. Pero hasta hace poco, nadie podía decir con certeza por qué, o incluso cómo mejora afecciones tan variadas como la depresión y la ansiedad, diabetes, dolor crónico, e incluso epilepsia. Es decir, se sabía que funciona, pero no se podía explicar cómo funciona el Yoga.

Ahora un grupo de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston creen que han descubierto el secreto del Yoga. En un artículo publicado en la edición de mayo 2012 de la revista Hipótesis Médica, Chris Streeter, PhD. y su equipo formulan la teoría de que el Yoga funciona regulando el sistema nervioso. ¿Y cómo lo hace? Al aumentar el tono vagal, o capacidad del cuerpo para responder con éxito al estrés.

¿Qué es el tono vagal?

La mayoría de nosotros ni siquiera sabemos que tenemos un “vago” que necesita tonificación, pero sin duda lo tenemos. El nervio vago, el mayor nervio craneal en el cuerpo, comienza en la base del cráneo y se pasea por todo el cuerpo, influyendo en los sistemas respiratorio, digestivo y nervioso. A menudo denominado nuestro “controlador de tránsito aéreo”, el nervio vago ayuda a regular todas nuestras funciones corporales. Nuestra respiración, el ritmo cardíaco y la digestión, así como nuestra capacidad para tomar, procesar y dar sentido a nuestras experiencias están directamente relacionados con el nervio vago.

 

Sabemos que cuando el nervio vago está tonificado y funcionando correctamente nuestra digestión mejora, nuestras funciones cardíacas se optimizan, y nuestro estado de ánimo se estabiliza. Nos resulta más fácil pasar de estados más activos y con frecuencia estresantes a otros más relajados. A medida que mejoramos en eso, podemos gestionar los desafíos de la vida con la mezcla correcta de energía, compromiso, y relax. Cuando somos capaces de mantener constantemente este estado flexible se dice que tenemos un “alto tono vagal”.OM

Un  “tono vagal bajo”,  por el contrario, trae consigo sensación de agotamiento, nuestra digestión se hace lenta, aumenta nuestra frecuencia cardiaca, y nuestro estado de ánimo se vuelve más impredecible y difícil de manejar. No es de extrañar que un bajo tono vagal se correlacione con enfermedades tales como la depresión, trastorno de estrés post-traumático, dolor crónico y la epilepsia. Y no por casualidad, las mismas enfermedades muestran una mejoría significativa con la práctica del Yoga. Los investigadores presumen que es la estimulación vagal a través del Yoga lo que mejora estas afecciones.

Para probar su teoría, los investigadores estudiaron las prácticas que a su juicio aumentan el tono vagal. Por ejemplo, encontraron que las técnicas de control de la respiración, como el Ujjayi pranayama, aumenta la respuesta de relajación, así como la variabilidad de la frecuencia cardíaca. Y un estudio piloto llevado a cabo en los yoguis con más experiencia demostró que el canto de OM en voz alta aumenta el tono vagal y la respuesta de relajación más que cantar en silencio para uno mismo. Estudios como éste comienzan a revelar cómo las diferentes prácticas de yoga afectan la fisiología humana en diferentes maneras.

Una vez más, la ciencia occidental corrobora los principios de la sabiduría oriental.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s